Categories
Conoce a las curadoras

CONOCE A LAS CURADORAS : ROSINA CAZALI

Es una curadora independiente, crítica de arte, columnista y conservadora de museos de Guatemala. Realizó estudios de arte en la Universidad de San Carlos de Guatemala. Es fundadora del proyecto La Curandería (2000); cofundadora de Colloquia (1997) y del Festival Octubre Azul (2000), y directora del Centro Cultural de España en Guatemala (2003-2007). Asimismo, fue parte del equipo de curadoras de la XIX Bienal de Arte Paiz, junto a Cecilia Fajardo-Hill, Anabella Acevedo y Pablo José Ramírez.

En 2010 Cazali ganó la beca otorgada por la John Simon Guggenheim Memorial Foundation para investigar la producción artística en Guatemala y, en el 2011, fue invitada a curar Móvil (2011) de Regina José Galindo, una de las exposiciones centrales de la conmemoración del Bicentenario de la Independencia Mexicana en el Museo de Arte Contemporáneo (MUAC). Además, coordinó el simposio El día que nos hicimos contemporáneos (2014) del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) San José, Costa Rica.

Ha participado como ponente en encuentros teóricos convocados por dOCUMENTA 12, celebrado en El Cairo, Egipto; Royal College of Art, Londres; Independent Curators International, New Museum of Art, Nueva York, entre otros. Por otro lado, en el 2014, fue reconocida con el Premio Príncipe Claus por su trabajo como curadora y escritora. Cabe mencionar que fue columnista del diario guatemalteco El Periódico y ensayista para el suplemento cultural El Acordeón.

Desde 2016, junto a Anabella Acevedo, conforma el Proyecto Laica, una plataforma transdisciplinaria dedicada a la investigación y gestión del arte contemporáneo de Guatemala. Más adelante, en 2017, ambas obtienen una beca de Investigación de la Fundación Júmex.

A continuación te compartimos una entrevista en la cual profundizamos que ha significado la curaduría y ser curadora en Guatemala para ella.

Para ti, ¿qué es la curaduría?

Hace treinta años, la curaduría comenzó para mi como un oficio que fue mutando. Posterior al modelo de la mera gestión de exposiciones pasó a ser un espacio donde las herramientas fundamentales fueron el acompañamiento y el diálogo in continuum.

Ese ejercicio me permitió observar y comprender lo que sustentaba las ideas y preocupaciones de los artistas y sus procesos de trabajo.

Hoy es difícil ejercer la curaduría en Guatemala, aun estamos a años de luz de su pleno reconocimiento como profesión. Sin embargo, en los últimos diez años, eso mismo me ha llevado a descubrirla y ejercerla como un territorio elástico, desde donde pensar, investigar y escribir sobre el arte, la cultura, nuestras historias, psicologías y contemporaneidad.

¿Qué representa para ti ser curadora/artista/gestora cultural?

Pensarme como ‘curadora’ (así, en femenino y desde el feminismo) es algo que me ha aportado y asegurado un espacio para seguir apuntalando mi opinión. Esto también asegura espacios para las curadoras y artistas que comienzan a ejercer y para las que vienen.

En esta sociedad marcada por la inequidad, no te puedes imaginar lo que fueron los inicios. Así que es muy emocionante sentirse eslabón de una cadena que comienza a mostrar frutos, en la articulación de las ideas, saberes, miradas, intenciones, voces y fuerzas de trabajo vinculados con el arte.

¿Cuáles son tus referentes de curadoras?

Cuando inicié en los 80, me tocó compartir la construcción de una plataforma que no existía en la región. En esa perspectiva centroamericanista, conté con el apoyo e interlocución de mujeres excepcionales como Virginia Pérez-Ratton, Adrien Samos, Mónica Kupfer, Juanita Bermúdez, América Mejía, Beatriz Alcaine y Janin Hasbun. Más adelante, confluyeron mujeres igualmente excepcionales como Anabella Acevedo, Tamara Díaz Bringas y Belia de Vico. Total, bien acompañada de grandes referentes de la región. Mejor… imposiblei

¿Te gustaría darnos alguna frase que creas importante que todas las mujeres en el arte guatemalteco / centroamericano debemos tener presente?

Como curadora, no repitás mecánicamente lo que han dicho curadores, historiadores, críticos o artistas hombres. Intentá rescatar lo que han dicho curadoras, historiadoras, críticas y artistas mujeres.

Puedes ver el decálogo completo haciendo click aquí

 

Puedes conocer más de la obra y pensamiento de Rosina Cazali por medio de sus columnas en medios y libros. También la puedes seguir en Instagram. 

Share on facebook
Share on twitter