Categories
Conoce a las curadoras

CONOCE A LAS CURADORAS: ESPERANZA DE LEÓN

Es una educadora artística, investigadora y psicóloga que se ha interesado en la enseñanza y aprendizaje del arte, así como las innovaciones curriculares en el área de artes plásticas, la formación artística independiente enfocada en el fortalecimiento emocional y la generación de dinámicas de reparación del tejido social. Estudió en la Escuela Nacional de Artes Plásticas.

Ha sido curadora educativa de la XXI Bienal de Arte Paiz; presidenta de la asociación de artistas «Imagitlán» y directora del área pedagógica de la fundación para investigación de las artes, Yaxs. Actualmente, es cofundadora y codirectora de la escuela de arte contemporáneo independiente, Creatorio Artístico Pedagógico (CAP).

A continuación, te compartimos una entrevista en la cual profundizamos qué ha significado la curaduría y ser curadora en Guatemala para ella.

Para ti, ¿qué es la curaduría?

En el ejercicio de mi oficio, frecuentemente me toca explicar cosas buscando imágenes mentales como comparaciones. A veces me toca explicar el singular término «curaduría», «curador» y «curadora». Digo que ese personaje es para el arte visual, lo que el editor es para la literatura.

Para mí hacer curaduría es haber visto mucho y estar atenta a cómo encaja lo que he visto. Es algo como coleccionar recuerdos para en un momento de gran suerte, reunirlos en un mismo espacio. Puede ser también acompañar y dar sentido a todo un proceso, como muchas veces es mi caso, junto a jóvenes inquietes. Ser curadora es además contar con un criterio de reunión, una urdimbre de ideas de fondo que conduzcan la fuerza de lo que se hace y se elige. Es decir, tener visión y opinión propia para dar sentido a lo que se reúne. En el más afortunado de los casos, proponer una idea sorpresiva y necesaria para les invitades a esas asambleas de objetos o experiencias de la acción expositiva que se organiza.

¿Qué representa para ti ser curadora/artista/gestora cultural?

Antes de definir el SER CURADORA, quisiera examinar el verbo SER. Es un verbo que en mi caso no se encarna suficientemente en mi piel, como para responder QUÉ ES SER CURADORA. En el diccionario el verbo ser se emplea para indicar el oficio o profesión que una persona tiene o alguna característica o actividad habitual. La curaduría no es mi profesión, ni actividad habitual. Más bien es algo que visito de vez en cuando, como complemento de mi SER investigadora, analista, facilitadora, bisagradora o provocadora.

Principalmente soy docente y psicóloga que, en un ecosistema de especímenes limitados, no siempre cuenta con curadores para acompañar los procesos que organizó ni a quienes se implican en ellos. Se puede pensar que soy curadora porque a alguien le pareció que así era, personalmente diría que echó a andar dinámicas de curaduría cuando dentro de mis acciones es necesario. Oí a Gerardo Mosquera definir a un curador como el diplomático del arte, tal vez esa comparación también sería útil para ir construyendo la respuesta a ese, QUÉ ES SER…

¿Quiénes son tus referentes de curadoras?

Soy guatemalteca y no puedo escapar del referente de Rosina Cazali, y en la suma del enfoque social vinculado a la curatorial diría que Anabella Acevedo. Para averiguar qué era la curaduría pues leí alguna cosa sobre Harald Szeemann, vi organizar sus exposiciones en la DSII al siempre entrañable DS. En temas de curaduría educativa claro que tendría que mencionar a Mónica Hoff, la mayoría de esas referencias a través de lecturas sueltas y breves. En realidad, he organizado y montado una treintena de exposiciones de estudiantes de arte y artistas jóvenes, además de que me titularon de esa manera en una Bienal de Arte Paiz. Así que como principal referente pondría a la experiencia del camino andado, ese camino es el que definitivamente me ha formado.

Share on facebook
Share on twitter